¿Cambiará nuestra forma de vestir la pandemia?

moda deportiva y casual cómodo

Todos nos preguntamos si esta pandemia que no esperábamos ninguno, cambiará nuestra forma de trabajar, de comportarnos y de pensar. Si nos hacemos esta pregunta es que la repuesta casi es afirmativa. De esta crisis universal saldremos todos cambiando algo en nuestras vidas.

¿Pero también cambiaremos nuestra forma de vestir? ¿Después de esta pandemia cambiarán los hábitos y la manera de entender la moda?

El coronavirus hará que nos replanteemos un cambio en la moda, en la forma de comprar moda , en la manera de cómo se realiza el proceso de fabricación, pero también en la forma de comprar. Hasta la publicidad está cambiando. Porque se preveen que los desplazamientos sean menos y las pasarelas no estén tan disponibles.

Es un hecho desde el año pasado que en la moda se busca lo sostenible, por lo que el consumo nos llevará a consumir menos prendas, pero de más calidad.

Reafirmación del estilo deportivo, casual y cómodo

El confinamiento lo que ha traído es una reafirmación del estilo deportivo , casual y cómodo. Ha sido la moda más buscada en la red y en la compra online se ha incrementado un 30 %.  La moda cómoda, las camisetas, los joggers, las hoodies, sudaderas, chaquetas impermeables son la tendencia al alza y lo que más hemos comprado encerrados en casa.  Hemos comprado ese tipo de prendas porque es lo que más necesitamos para estos días.

Cada vez las cinturillas son elásticas, cómodas , incluso en el pantalón de vestir. La ropa deportiva es cada vez la nueva ropa de ponerse en la calle y “presumir” de ropa nueva y con tendencia.  El chándal viene para quedarse los próximos años.

Hemos pasado de usar la ropa deportiva para acompañarnos en nuestros entrenamientos más intensos y fuertes a convertirse en la vestimenta uniformada de no hacer nada.

Esta crisis nos ha hecho replantearnos la forma de producir moda. La globalización corre peligro, porque nos hemos dado cuenta que dependemos demasiado de otros países que fabrican al por mayor, pero que quizás no compense en esta nueva normalidad. La externalización no es la solución , porque la globalización ya no será tan homogénea.

El uso de la ropa cómoda no es algo nuevo, porque el teletrabajo ya empezaba a instalarse algunos días y se vestía de una manera mucho más sencilla. Vamos a una tendencia a la simplificación y minimalismo.

Un ejemplo es la utilización de los pantalones vaqueros entre las mujeres durante la Segunda Guerra Mundial, ya que tuvieron que realizar el trabajo de ellos en la fábrica y necesitaban ropa resistente y cómoda. Empezaron a usar jeans como solución temporal y es el básico de armario que ha llegado al siglo 21.  

Seguro que el aumento del loungewear y el atheleisure están para quedarse el vaquero en la anterior crisis . Desde enero , la venta de ropa deportiva se ha disparado en EE.UU,  Reino Unido, Italia y España. La ropa deportiva ha llegado para quedarse en el ocio y en la oficina. ¿Y que opinará tu jefe sobre esto? Seguro que él quiere usar también unos chinos y un polo todos los días y dejarse de trajes con corbatas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *